Cómo el día a día afecta a nuestra visión

En el cuidado de nuestros ojos existen una serie de errores habituales que solemos cometer todos/as, independientemente de que haga mucho tiempo o no que llevamos gafas. Hoy os queremos mostrar cuáles son los errores más comunes a la hora de proteger nuestra salud visual.

 

Uso de las gafas de sol

Mucha gente sólo utiliza las gafas de sol en los meses de verano, como si los rayos ultravioleta solamente ‘trabajasen’ en temporada. Si tienes ojos sensibles, precisas usar gafas de sol en tu día a día o las condiciones de luminosidad lo hacen aconsejable, da igual que sea verano, invierno, primavera u otoño.

Otro de los grandes ‘atentados’ que cometemos con nuestros propios ojos es el de comprar gafas de sol no homologadas, práctica que puede resultar más lesiva que no llevarlas.

 

Castigo diario

Como ya te hemos dicho en más de una ocasión, en nuestro día a día ejercemos un gran castigo sobre nuestros ojos. Demasiadas horas frente a la pantalla del ordenador (la TV, el móvil…) van erosionando, poco a poco, nuestra visión. Pero esto no es lo único que hacemos, casi sin pensarlo, para dañar nuestra visión.

Unido a lo anterior, el gesto de frotarnos los ojos puede resultar muy dañino. Es una de las cosas que hacemos más habitualmente de cara a descansar nuestros globos oculares, eliminar picores, aliviar la presión… ten en cuenta que nuestras manos ‘interactúan’ con todo lo que está en nuestro campo de visión: el teclado, la comida, gérmenes presentes en determinadas superficies… frotarte los ojos es una invitación al enrojecimiento (en el mejor de los casos) o a una infección (en el peor escenario posible).

Asimismo, irnos a dormir sin desmaquillarnos puede ser muy lesivo para nuestros ojos, ya que los componentes de estos productos son muy agresivos con nuestra visión.

 

Uso de productos no homologados

Además de en el caso de las gafas de sol, hacernos con otros productos de salud visual sin homologar puede hacer mella en nuestra visión. Nunca (en mayúsculas) compres gotas, humectantes o líquido para lentillas en establecimientos no homologados. Del mismo modo, pese a que te hayas hecho con estos productos en tiendas oficiales, nunca los utilices después de que haya expirado su fecha.

Con E-lentillas siempre tendrás
garantía de satisfacción