Consejos de visión para conducir de noche

Nuestra vista y, en general, nuestros cinco sentidos han de estar plenamente alerta para desarrollar una rutina tan exigente en el día a día como es la conducción. Si vamos a conducir de noche, las precauciones han de extremarse más todavía. No en vano, desde la Dirección General de Tráfico se apunta que, pese a que la densidad de coches cae en ciudad y carretera un 60% en esas horas, los accidentes graves y mortales suceden, en un 42%, cuando el día ha terminado.

Hoy te vamos a mostrar una serie de consejos de salud visual para conducir de noche.

 

Salud visual y conducción nocturna

Es trascendental que nuestra vista se encuentre en perfectas condiciones cuando vamos a conducir de noche. No olvides que el 90% de la información esencial que precisamos para conducir nos llega por la vista. Cuando conducimos de noche, los expertos estiman que la agudeza visual se reduce una quinta parte.

Por eso resulta necesario que sigas las siguientes pautas si vas a conducir de manera habitual de noche:

- Revísate la vista de manera regular.

- Cuando aparezca la sensación de fatiga, para de manera segura y reposa.

- Lleva siempre la graduación correcta en tus gafas/lentillas.

- Tus gafas han de estar perfectamente limpias y libres de arañazos.

- Si tienes enfermedades visuales como glaucoma o alteraciones en la retina, evita en la medida de lo posible coger el coche al caer la noche.

- Comprueba siempre bien el estado de las luces de posición, largas, de niebla, traseras…

- La suciedad o el polvo en cristales o espejos retrovisores multiplica por tres el riesgo de deslumbramiento.

- Atenúa las luces en el interior del vehículo.

Además de estos consejos específicos para la vista, siempre que vayas a conducir de noche, se aplican los generales para la conducción en cualquier otro periodo del día: respetar los límites de velocidad, comprobar la mecánica del vehículo previamente, evitar la fatiga al volante…

Con E-lentillas siempre tendrás
garantía de satisfacción