Ejercicios frente a la presbicia

La presbicia o vista cansada, como ya te hemos explicado en alguna ocasión, es la pérdida progresiva de la capacidad para enfocar correctamente, por lo que las personas que la padecen tienen problemas para ver correctamente objetos cercanos, ante la merma en la elasticidad del cristalino. Sus efectos empiezan a ser más notables a partir de los 45-50 años de edad.

Además de esos problemas para enfocar objetos cercanos, la presbicia trae consigo, habitualmente, migrañas y una gran fatiga ocular. Hoy vamos a darte una serie de consejos para combatir la presbicia y mitigar sus efectos negativos.

 

Ejercicios musculares

La presbicia o vista cansada no tiene cura, técnicamente, si bien hay una serie de ejercicios o hábitos que podemos desarrollar para mitigar sus efectos. Uno de esos ejercicios es relajar, mediante movimientos suaves y circulares con las yemas de los dedos, la zona de la cara cercana al ojo.

Prueba a abrir y cerrar los ojos y hacer gestos y muecas, a modo de ejercicio muscular contra la presbicia, para mejorar la tensión en esta parte del rostro.

 

Ejercicios visuales

Los ejercicios visuales nos ayudan, al igual que los musculares, a mitigar ligeramente los efectos de la vista cansada. Por ejemplo, uno habitual es fijar la vista al frente y, apartir de ahí, comenzar a realizar movimientos circulares con los ojos, lo más completos y pausados que sea posible.

Otros ejercicio muy sencillo que puedes realizar en tu propia casa o al aire libre es el consistente en enfocar objetos que se encuentren cerca y, posteriormente, pasar a focalizar nuestra atención y capacidad visual en objetos que estén más lejos.

Otro ejercicio recomendable es disponer a nuestro lado de varios textos de diferentes tamaños y, de los más grandes a los más pequeños, irlos acercando y alejando lentamente de nuestros ojos, para tratar de poder leer las letras a diferentes distancias.

Cuando estamos realizando tareas potencialmente estresantes para la vista (trabajar delante de una pantalla de ordenador, por ejemplo), es necesario que, cada 10 o 15 minutos, le dediquemos unos segundos a cambiar el enfoque (mirar por la ventana, por ejemplo).

Si necesitas hacerte con gafas para la presbicia, lentillas, líquidos u otros accesorios para la salud visual, no dudes en ponerte en contacto con el equipo de e-lentillas.

Con E-lentillas siempre tendrás
garantía de satisfacción